jueves, 8 de agosto de 2013

AHORA EL GENERAL OBEDECE NUEVAS ÓRDENES

El Señor le dijo a Moisés: “¿Por qué damas a mí? ¡Ordena a los israelitas que se pongan en marcha!” (Éxodo 14:15).

El general Manuel Noriega fue capturado en 1989, acusado de muy graves delitos. Solo Dios sabe si era culpable de todos los cargos que se le imputaban, pero su vida se convirtió en una lección de fe y esperanza.
Mientras se encontraba en prisión, a principios de 1990, cayó en sus manos un ejemplar del Nuevo Testamento. Luego pidió que un pastor lo visitara. Después de otra visita en julio de 1990, Noriega pidió que lo inscribieran a un curso por correspondencia. Así comenzó a abrirse un mundo nuevo ante él.
En el año 1992, Noriega estuvo recluido durante seis meses en una cárcel de máxima seguridad, donde el capellán era el pastor adventista Mike Lombardo. Míke supo que a Noriega le interesaba el evangelio y lo visitó, oró con él y le regaló un ejemplar de El camino a Cristo. Poco después Noriega preguntó a Mike si tenía otros libros de Elena de White. Mike le regaló El Deseado de todas las gentes y Palabras de vida del gran Maestro.
Los libros le agradaron, pero más tarde lo trasladaron a otra prisión en la Florida, Estados Unidos. Al poco tiempo el general Noriega pidió ser bautizado. Después de muchas trabas legales, el 24 de octubre de 1992, Manuel Noriega fue bautizado en los salones de un tribunal federal en Miami.
El pastor Clifton Brannon, que bautizó al prisionero, afirma que se podía sentir la presencia del Espíritu Santo durante la ceremonia bautismal. El grupo cantó el himno “Sublime gracia” y a Noriega se le permitió expresar un breve testimonio.
Un día el evangelista Luis Palau visitó a Noriega en su celda. Este le dijo que cuando él ostentaba el poder en Panamá, tenía a sus órdenes a tres generales que le informaban cada día de los problemas que el país afrontaba. Ahora sus posesiones eran una cama, una mesa y una pequeña bicicleta para hacer ejercicio. Palau le preguntó:
-General, ¿qué piensa hacer cuando salga en libertad?
Noriega contestó:
-He encontrado un nuevo Comandante. Cuando salga en libertad buscaré en esa Biblia que está en mi mesa, preguntándole a mi nuevo General qué debo hacer.
¿Ya le preguntaste a tu General, Jesucristo, lo que debes hacer? Recuerda que no basta la pregunta que le hicimos cuando nos entregamos a él. Cada día debemos recibir nuevas órdenes de marcha. Sigue las órdenes de tu General.

Tomado de Meditaciones Matutinas para jóvenes
¿Sabías que..? Relatos y anécdotas para jóvenes
Por Félix H. Cortez

UN EJEMPLO DE AMOR

Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen. Lucas 8:21.

Jesús amaba a los niños y siempre ejercía su influencia sobre ellos para bien.
Se ocupaba de los pobres y los necesitados incluso en su niñez. Buscaba agradar a aquellos con quienes entraba en contacto en cada acto gentil, tierno y sumiso. Pero aunque era gentil y sumiso, nadie podía llevarlo a hacer nada que contrariara la Palabra de Dios. Algunos admiraban su perfección de carácter y a menudo buscaban estar con él; pero otros, que apreciaban las máximas humanas por encima de la Palabra de Dios, se apartaban de él y evitaban su compañía…
Cuando Jesús contemplaba las ofrendas que se traían como sacrificio al Templo, el Espíritu Santo le enseñó que su vida sería sacrificada por la vida del mundo… Desde sus años más tempranos fue guardado por los ángeles celestiales, pero su vida fue una larga lucha contra los poderes de las tinieblas. Satanás buscaba tentarlo y probarlo de toda manera. Causaba que la gente no entendiera sus palabras, para que no recibieran la salvación que Cristo vino a traerles…
Él era fiel en su obediencia a los mandatos de Dios, y esto lo hacía diferente de aquellos a su alrededor, quienes ignoraban la Palabra de Dios. Su vida inmaculada era un reproche, y muchos evitaban su presencia; pero había algunos que buscaban estar con él, porque sentían paz donde él estaba…
Él no fallaba ni se desanimaba. Vivía por encima de las dificultades de su vida, como iluminado por la luz del rostro de Dios. Soportaba insultos pacientemente, y en su naturaleza humana se convirtió en un ejemplo para todos los niños y los jóvenes.
Cristo mostró el mayor respeto y amor por su madre. Aunque ella a menudo hablaba con él y buscaba que él hiciera lo que querían sus hermanos, nunca le mostró la menor falta de devoción…
María se sintió muy angustiada cuando los sacerdotes y los dirigentes vinieron a ella para quejarse de Jesús, pero su atribulado corazón se llenó de paz y confianza cuando su hijo le mostró lo que las Escrituras decían sobre sus acciones.
A veces vacilaba entre Jesús y sus hermanos, quienes no creían que él había sido enviado por Dios; pero vio lo suficiente para convencerse de que el de él era un carácter divino -Youth’s Instructor, 12 de diciembre de 1895.

Tomado de Meditaciones Matutinas para adultos
Desde el Corazón
Por Elena G. de White