miércoles, 8 de enero de 2020

LA MÁQUINA AVERIADA


“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jeremías 29:11).

¿Quién no ha presenciado alguna vez la reacción de alguien ante la  máquina expendedora de refrescos que no funciona? La persona introduce las monedas, escoge la botella o lata deseada, pulsa el botón, y… ¡la máquina no despacha nada! Se ha tragado el dinero y la bebida no ha salido. La primera reacción es intentar recuperar las monedas; pero si esto no funciona, el sujeto suele enojarse, golpear la máquina y hasta patearla mientras profiere improperios.
El texto de hoy es una atractiva promesa, pero no debemos caer en la conducta que muchos usan frente a la máquina averiada, irritándonos con el Señor porque no nos responde como esperamos. Precisamente, las palabras de Jeremías 29:11 tardaron varias décadas en encontrar su cumplimiento para el pueblo de Israel. El rey Nabucodonosor sitió y arrasó Jerusalén varias veces a partir del año 605 a.C. Saqueó el templo y la casa real, despedazó los utensilios de oro que había hecho Salomón. Tomó miles de cautivos, los mejores y más nobles ciudadanos del pueblo de Israel, soldados, artesanos, herreros… y “no quedó nadie, excepto la gente pobre del país” (2 Rey. 24:14).
En medio de esta hecatombe aparece el profeta Hananías (Jeremías. 28) ofreciendo la solución fácil y halagadora: todo iba a restaurarse muy pronto y los cautivos regresarían en el plazo de dos años. En realidad, era una falsa profecía, pues Jehová había hablado a Jeremías con la verdadera revelación: una carta dirigida a los ancianos expatriados, a los sacerdotes, a los profetas y a todos los israelitas en Babilonia. Allí se especifica que el cautiverio duraría setenta años (Jeremías. 29:10). Allí también se incluye la promesa maravillosa: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis” (versículo. 11).
Con frecuencia nos desanimamos porque no viene la respuesta a nuestras oraciones y hasta nos sentimos abandonados y sin estima propia. Sin embargo, los tiempos pertenecen a Dios y él siempre sabe lo que es mejor para nosotros y cuándo debe concedérnoslo. Reflexiona hoy en la promesa de que los pensamientos de Dios para ti son de paz y no de mal, aunque la materialización parezca retrasarse. Entretanto, busca al Señor, como dice la misma profecía: “Me invocaréis. Vendréis y oraréis a mí, y yo os escucharé. Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jeremías. 29:12,13).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020
UN CORAZÓN ALEGRE
Julián Melgosa y Laura Fidanza
Lecturas devocionales para Adultos 2020