lunes, 16 de enero de 2017

SI TIENES PROBLEMAS PARA ADORAR A DIOS

“El Señor le dijo a Moisés: ‘Ve a ver al faraón, y dile: “Así dice el Señor: Deja ir a mi pueblo, para que me adore”‘” (Éxodo 8:1).

Creo que es posible tener “demasiada libertad”. A los 17 años, no tenía hora de llegada a casa, tenía mi propio auto y una tarjeta para cargarle combustible. Formaba parte de la asociación de estudiantes de la escuela, así que a veces me quedaba hasta tarde trabajando en programas especiales o planificación de eventos. Mis padres estaban cansados de preguntarme qué noche estaba en qué reunión, por lo que decidieron dejarme hacer lo que yo quisiera. Esa decisión me dio más libertad. Recuerdo que, una noche, estuve afuera con mis amigos hasta tan tarde que cuando regresé ya estaba amaneciendo, y solo pude bañarme, cambiarme y volver a salir.
Cuanto más tiempo pasaba fuera en las noches, más agotada me sentía. Comencé a dormirme en las clases y, luego, a faltar a algunas materias para ir a descansar. A medida que pasaban los meses, mi nivel de asistencia bajó y, entonces, me di cuenta de que no estaba haciendo lo correcto con mi libertad. En lugar de sentirme independiente, me sentía completamente exhausta. En lugar de estar disfrutando de mi libertad, estaba atrapada en un círculo de escasez de sueño.
Cuando Dios envió a Moisés a exigirle al faraón que dejara al pueblo de Israel en libertad, Dios tenía un propósito con esa libertad: que pudieran adorarlo a él. Cuando uno es esclavo, no puede adorar como desea, porque no es libre para hacerlo. Dios sabía que, hasta que el pueblo no viviera en libertad, no podría adorarlo con toda su mente, su corazón y su cuerpo. La esencia de la libertad es adorar a Dios. No podemos adorar a Dios cuando no somos plenamente libres. Y aunque ninguno de nosotros se encuentra en esclavitud literal, la mayoría luchamos con la esclavitud a uno u otro pecado, ¿verdad? Si te resulta difícil adorar completamente a Dios, puede que sea porque no eres del todo libre. Puede ser que seas esclavo de cierto pecado. Pídele al Señor que te libere de ese pecado y verás cómo, entonces, mejora tu capacidad para adorarlo. MH

Tomado de lecturas devocionales para Adolescentes 2017
FUSIÓN
Por: Melissa y Greg Howell
#Fusión # UnPuntoDeEncuentroEntreTúyDios #MeditacionesMatutina #DevociónMatutinaParaAdolescentes #vigorespiritual #plenitudespiritual #FliaHernándezQuitian